top of page

La parte emocionante de fotografiar la Grand Central Station es el ritmo, la prisa, el laberinto y sus numerosos caminos, puertas y salidas. Preguntándose quiénes son todas las personas que se cruzan, hacia dónde van, qué sienten o piensan, qué quieren o no quieren o no les gusta. ¿Vienen o van o se van volando?

El hecho de que uno esté fotografiando uno de los íconos de la Ciudad y su historia, lo que ha pasado, los cambios y mejoras que continuamente se producen. Al mismo tiempo, están las realidades de la vida dura y lo que sucede allí.

¿Siguen Ahí?

$950.00Precio

Papel Varitas sin marco

bottom of page